Somos como las nueces

Habrás oído más de una vez el viejo dicho “mucho ruido y pocas nueces”. Esta expresión la usamos cuando queremos ilustrar algo que no rinde como se espera, y que además hace gala de lo contrario, un coche que parece muy potente y luego no lo es, un acontecimiento muy esperado que luego decepciona, una campaña de publicidad muy sonada, que luego no vende… Puede que hasta ahora nadie te haya comparado con una nuez, y digo hasta ahora, porque en este texto puedes ver que nosotros sí lo hacemos junto con los motivos que nos llevan a ello. Esperamos que no lo consideres peyorativo y que te resulte sugerente. Para nosotros sí lo es, tanto es así, que hemos decidido basar nuestro blog en esta metáfora. Si quieres saber por qué, sigue leyendo.

Duros de pelar

nuecesVaya por delante que yo mismo soy un cliente, vamos, como todos lo somos hoy en día, así que escribo por mi propia experiencia. Cuando adopto el rol de cliente que todos llevamos dentro, soy muy “rígido” que no duro (como las nueces) espero que el servicio sea bueno, o que el producto sea de calidad, y no acepto de buen grado lo contrario. Pero cuando lo que espero supera las expectativas me convierto en un apasionado de ese servicio o de ese producto. La “cáscara” se abre y soy capaz de aguantar más de un fallo, lo recomiendo a mis amigos y me siento identificado cuando encuentro a alguien que también consume lo mismo, ¿tú también tienes un ipod? ¿a ti también te gusta el chocolate negro? ¿tú también haces senderismo?.

Por favor, de uno en uno

A las personas, como a las nueces, hay que tratarlas de una en una. No nos gusta que nos consideren un número, sino que nos reconozcan como individuos. No como parte de un target… Te parecerá una obviedad lo que digo, sobretodo si te dedicas al marketing, pero ¿Cuántas veces te sientes así al recibir un servicio o comprar un producto? ¿Por qué hay tantas empresas que tratan a sus clientes como cifras? ¿Cuántas marcas conoces que cuiden (con hechos, no de palabra) a sus clientes como su principal activo? Quizás el problema sea que cuando conseguimos un cliente, pensamos que “ya es nuestro” cuando en realidad somos nosotros los que somos un poco suyos. Creemos que enviándole promociones vamos a conseguir resultados, cuando ni nosotros mismos compraríamos muchas veces esa promoción si estuviéramos en su lugar. ¿Nos falta creer en lo que hacemos? ¿Hemos llegado a acostumbrarnos a administrar el presupuesto de publicidad haciendo ruido? ¿De verdad pensamos que nos dirigimos a gente como nosotros? ¿Te gusta ver los anuncios repetidos en la televisión, cuando lo que de verdad quieres ver es la película? ¿Te gusta encontrarte el buzón lleno de folletos que no has pedido y que ni tan solo miras?

¿A dónde nos lleva todo este ruido? ¿Es sostenible esta forma de actuar? ¿O vendrán otros y lo harán mejor?…

Estas y otras muchas preguntas son las que nos hacemos al iniciar este blog. Porque nos gusta pensar que hay mucho por hacer, porque creemos que hay otra forma de ganar clientes, porque sabemos que algunas cosas funcionan y las queremos compartir. Por todo esto y por mucho más empezamos hoy a intentar hacernos un huequecillo en la blogosfera. ¿Es esto publicidad? puede que sí, porque en el fondo lo que queremos es vender. Que nos contrates para hacer una campaña para directivos, o para secretarias. Para hacer una comunidad para tu organización. Si alguna vez la “nuez” se abre estaremos encantados de servirte de ayuda, eso sí, intentaremos que sea sin hacer ruido, y de uno en uno.

privacidad google

Reflexión sobre Google Latitude

Realmente lo planteo como una pregunta que me gustaría pudiéramos responder entre todos porque no tengo nada clara la respuesta.
Sólo sé que la duda me surge tras investigar el polémico temita “Google Latitude”.

Para los poquitos que aún no sepan de que estoy hablando, resumo: Google Latitude es una aplicación de Google Maps para móviles donde puedes enviar tu localización exacta y la de tus contactos, además de sus respectivos mensajes de estado.

He leído distintas versiones y opiniones sobre la aplicación. Y creo que como siempre falta un punto intermedio. A mi esta aplicación me suscita dudas que no me llevan a un veredicto claro sobre la misma. Es decir, por un lado es una aplicación cuya existencia era más que previsible. Es tentadora y probablemente muy util en muchos casos.

privacidad googlePor otro lado creo que en Internet se está tendiendo cada vez más a eso de “como sé la forma de hacerlo, lo hago”, sin pensar realmente en los problemas que puede conllevar hacerlo, o sin ser conscientes de que igual no tienes derecho a hacerlo. A lo largo de la historia, el hombre se ha encontrado con muchas situaciones parecidas. Cuantos problemas se habrían evitado si un tipo no hubiera decidido un día que cómo sabía hacerlo y lo había descubierto lo podía hacer. No voy a poner ejemplos que pueden despertar polémica ni tacharme de dramática. No voy al hecho en sí, el caso es que el comportamiento humano se repite en ese sentido, y a eso me refiero.

Este tipo de creaciones siempre tiene 2 visiones, la positiva que muestra lo que puede hacer ese invento por las personas, en caso de Latitude es claro, pensar lo util que os habría sido en muchas ocasiones echar mano de esta aplicación. La otra visión se puede calificar de negativa, de antiprogreso o de cauta. En un medio como Internet donde hay tantas lagunas legales, donde una empresa se lanza a hacer una página y no tiene claro lo que puede hacer porque realmente no está claro, ¿estamos preparados para lanzar ya algo así? ¿tenemos claro quién podrá usar o no este servicio? O mejor dicho, ¿sabemos quién tendrá derecho a usarlo y para que? No voy a poner ejemplos, pero estoy convencida de que a muchos se os pasan varios por la cabeza ahora mismo.

Lo cierto es que el constante empeño de Google por acumular tantos datos de los internautas hace que cada cosa nueva que toca te haga pensarte muchas cosas.
Por otro lado, he leído cosas como que  “en términos de privacidad, esta aplicación tiene los deberes hechos”, personalmente no me parece un argumento de peso ni que siquiera deba ser mencionable, pues si el caso fuera al revés, es decir, si no tiene “los deberes hechos” en este tema ya sí que sería preocupante.

Vamos, creo que es un comentario a obviar que no defiende ni justifica esta aplicación, tampoco creo que los que pensemos en la precaución a la hora de lanzar un nuevo servicio no estemos evolucionando, cada uno tiene su propia visión de lo que es la evolución y cómo aplicarla.
Sé que parece que tengo más argumentos en contra que a favor de Google Latitude, pero nada más lejos de la verdad. Como he dicho al principio mi pregunta no deja de ser eso: una pregunta que lanzo porque yo no lo tengo claro.

Me gusta la aplicación (tengo que investigarla más) yno es que vea más cosas negativas que positivas en ella, simplemente me preocupan más las negativas que las positivas.